Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘primera edición’

 
Llegamos de día, nos instalamos en la parte vieja, a cien metros del río Ganges o Ganga, como le llaman los hindúes. Luego de acomodarnos, fuimos a saludar a “las misioneras de la caridad”, la Congregación Religiosa que fundó la Madre Teresa de Calcuta.
 
Caminamos por la orilla del río, el más sagrado en la religión hindú, entre turistas, sadhus, peregrinos, lisiados, vacas, monos, mujeres lavando la ropa en el río, hogueras que dejaban ver restos de cuerpos quemados y perros tratando de comer lo que quedaba entre las brasas, esta imagen es muy fuerte, verlos remover con sus patitas las maderas humeantes.
 
En las escaleras, los mendigos sentados, esperando limosnas, y la caridad de los que pasamos delante de ellos.
 
No puedo describir los olores que suben desde el río y se mezclan con los que bajan de la ciudad, es un entrevero que sacude el cerebro, incluso parece que lo duerme, hay momentos que los ojos se entrecierran, no sé si es por la falta de oxígeno, o por no ver tanto sufrimiento.
 
Entre pasadizos, puertas pintadas de colores, dibujos de flores hechas con tiza sobre el piso, llegamos a la casa de las Misioneras de la Caridad.
 
Pasamos de un portal, a un pasillo y entramos a la recepción, pequeña, sin ventanas, pintada de blanco con puertas marrones, iluminada con una bombilla, en el techo un ventilador que apenas movía el aire y lo mezclaba con los olores a cloroformo e incienso.
 
Y de frente a la puerta principal, “el cuadro”,  más que un cuadro lo llamaría el espejo que refleja el trabajo de “la santa de las cloacas”, como la conocen en India a la Madre Teresa.
 
Este apodo se lo dieron en la India porque ella recogía a las personas enfermas que no tenían donde ir, personas moribundas, enfermos de lepra con parte de su cuerpo podrido, y más, para qué voy a extenderme en su obra si todos sabemos del trabajo de la madre Teresa.
 
Las personas vemos lo que queremos ver, ¿por qué digo esto?,  porque estaba mirando el cuadro,  el almanaque a mi costado, fotos pegadas en un pizarrón, y pensaba “todo tiene un significado”.
 
En esto entró un grupo de turistas, una de las señoras hizo un comentario sobre el cuadro, “esto está mal, muy mal, como van a tener pintado a Jesús meditando, envuelto como un hindú, Jesús , no es hindú, este cuadro confunde la fe católica”, dejó unas monedas y se fue.
 
Quedé mirando el cuadro, repasé una a una las imágenes, los colores, las formas, el mensaje.
 
Es un cuadro lleno de compasión, realidad, libertad, amor, es un mensaje claro de lo que hizo y quiere que se continúe haciendo “la Santa de las cloacas”, la Madre Teresa mística, guiada y protegida por Jesús que ofrece su bendición a cristianos, hindúes, ateos, musulmanes… Es un mensaje universal, ecuménico, de amor por todos los seres.
 
No soy buena recordando pasajes evangélicos, pero este sí que lo tengo siempre presente:
 
“Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado”.
 
Esta mujer católica, ¿lo recordaría?
 
Mis ojos, mi alma interpretó un cuadro lleno de caridad, amor.
 
No la conocí personalmente a la Madre Teresa, ni visité su casa de Calcuta, pero sí palpé su trabajo vivo en India. Decir trabajo vivo es lo mismo que decir, la brasa está prendida debajo de las cenizas.
 
Te sugiero pintar tu propio cuadro en tu mente y contemplar cómo está tu empatía, tu caridad.
 
No es necesario que te hagas misionero, o cuides enfermos, pero intenta pintarte como te ves colocando una moneda en la mano de quien te pide, sin preguntarte ¿para qué lo utilizará,  o me corresponde a mí dar limosna, mantenerlos?
 
CARIDAD….
 
Paz y bien.
 
Hasta la próxima semana
maria.benetti.meirino@gmail.com
Leálo también en diario Primera Edición haciendo clik AQUÍ

Read Full Post »

Cuerpo AstralDías pasados fui a una conferencia de un yogui hindú, un sabio llamado Swami Purohit (curioso porque es un hombre casado pero su nombre significa en español, “sacerdote”), en una linda casa de  Galicia, España.

Entre las recomendaciones que hizo al público, recalcó en cuidar el cuerpo astral para no enfermar el cuerpo físico. Muchos de los que estaban allí, por lo que después declararon,  no tenían ni la menor idea de, qué es el astral.

Sus enseñanzas coinciden con las de mi amigo italiano, que  siempre me  recuerda que no deje de observar y tomar nota de los patrones emocionales de la gente,  ─de las distintas  culturas─  con la cuales interactúo en mis viajes, que preste atención al cuerpo astral porque allí es donde se ve lo que guarda el “yo”.

Según el yogui y mi amigo italiano el ser humano se transforma a medida que  domina su cuerpo astral, entre otras cosas.

Dicho esto les  voy a presentar a nuestro querido amigo, el cuerpo astral, para quienes no lo conozcan.

Es el traje del alma, es un doble  dotado de maravillosos sentidos  llamados chakras (centros de energía), o puertas que tiene el alma en el cuerpo físico.

En otras palabras es el portador de nuestros sentimientos, de nuestras emociones y de las cualidades de nuestro carácter, transformadas en energías sutiles que rodean el aspecto físico y material de cada persona.

Las experiencias del astral que no son liberadas, son las que determinan en gran medida las circunstancias de la vida personal.

La evolución del ser humano, de las sociedades,  no se da por reprimir las emociones,  con leyes sociales, ni por la negación de las experiencias de la vida. Todo lo contrario, evolucionamos en la medida que nos reconocemos seres espirituales que estamos aprendiendo y la forma de aprender es en la relación con el otro.

Si hemos actuado mal, si hemos hecho daño a otros o nos lastimamos a nosotros mismos, nos liberamos de estos dolores desde la comprensión, no escondiendo las vivencias o trayendo continuamente estos dolores al presente.

Cuando el  espíritu y la mente se unen de forma consciente,  las vibraciones del espíritu penetran el cuerpo astral y éste vibra a más velocidad y empieza a expulsar las energías negativas almacenadas, que tienen frecuencia menor.

Con ello perdemos el recuerdo emocional de experiencias dolorosas, negativas,  y podemos perdonarnos a nosotros mismos y a los demás.

A medida que aumenta la disolución de las estructuras emocionales –astrales estancadas─, el cuerpo emocional comienza a irradiar profundos sentimientos de amor y de alegría incondicional.

Estar con la mente en el pasado, llevar  pegadas emociones negativas en el cuerpo astral-emocional es anti evolutivo.

Si realmente quieres recuperar un recuerdo doloroso del pasado y transformarlo en comprensión, lo tienes que hacer  desde el espíritu que es la fuente de la luz, del amor. El espíritu  es imagen de Dios.

Pon en práctica todo lo que te ayude a dominar tus propias fuerzas emocionales negativas.

Te sugiero que ores, medites y busques el equilibrio en la naturaleza

Paz y Bien

Hasta la próxima semana.

María B. Meiriño

También lo puede leer en la Revista Sexto Sentido haciendo clik aquí

Otros artículos de María B. Meiriño enla Revista Sexto Sentido publicada en el diario Primera Edición haga clik aquí.

Read Full Post »

Nos movemos entre dos mundos.

A uno lo llamamos realidad, lo que dominamos, manipulamos e incluso reformamos temporalmente.

El otro, el mundo de lo sagrado, la realidad mayor, lo eterno.

Esta situación, de movernos entre estos dos mundos, siempre existió, no es nueva, no es un nuevo paradigma.nueva.era

Es una cuestión de lenguaje.

Está el hombre consciente de quien es y el hombre inconsciente, o lo podemos decir con otras palabras, el hombre que quiere despertar o el que decide seguir dormido. Ahora bien, si quieres despertar y descubrir el mundo de lo sagrado, a esa realidad que se encuentra más allá de todo cambio físico, no tienes que correr un velo mágico, ni llenarte de rituales, ni andar bajo el brazo con carteles de nueva era siglo XXI. Se trata más bien de una actitud.

Solo tienes que escuchar a tu alma, a tu espíritu y decidir, o me quedo parado en lo físico o corro el velo y voy en busca de mi evolución como persona, como ser.

En el viaje a Israel, es decir, a Tierra Santa, entre las rutinas de trabajo que tenía asignadas, no estaba la visita a Hebrón, donde están las tumbas de los patriarcas. Para mí era muy significativo este sitio, porque es la representación del padre de la verdadera “Nueva era”, Abrahán, un valiente, que dejó todo y emprendió un camino hacia lo desconocido. Siempre desde lo humano. Pero estuve en otro sitio, donde nació un hombre revolucionario que proclamó con otras palabras lo que propuso Dios a Abrahán, “deja todo y sígueme”, lo que importa es el hoy….Un maestro llamado Jesús.

Continuando con Abrahán, un hombre pagano que vivió en el siglo XV a. C, el hombre de la nueva era. El, escuchó una voz que le decía, “sal de tu tierra y haz el camino que yo te voy a indicar”. Y decidió despertar, vivir, aprender, experimentar sin miedo la vida, dejó los rituales, los sacrificios y descubrió a Dios en su corazón.

El hombre siempre tiene ese objetivo, aprender. Dispone de la conciencia para hacer el camino, sólo que algunos escuchan la voz de su conciencia y otros la anulan con el ruido de sus propias voces.

¿Cómo puedes tener acceso a esa realidad superior?

Utiliza el discernimiento y no niegues tu realidad humana.

Piensa para comprender que existes y pregúntate: ¿Quién soy? ¿Cuál es el sentido de mi existencia? Luego medita y trata de responder estas preguntas.

Paz y Bien

Autora de libros y guía para meditación.
Mail: maria.benetti.meirino@gmail.com

Léalo también haciendo clik en la palabra subrayada:  SER CONSCIENTES

***

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente flecha:

imagesCARKE0MB

 

Read Full Post »